lunes, 25 de enero de 2016

Spotlight (Thomas McCarthy, 2015)


McCarthy entra por la puerta grande de las nominaciones a los Oscars con su drama político cargado de periodismo puro y duro, con un trasfondo cargado de crudeza, acompañado de un guión y montaje a tener en cuenta. Basado en hechos reales, por desgracia demasiado reales y siempre de actualidad, en el que un grupo de periodistas que trabajan juntos en un departamento llamado Spotlight destapan los escándalos de pederastia cometidos durante décadas en Boston. 

Sacudiendo a la iglesia católica como institución y desenmascarando a todos sus encubridores, desde abogados de alta reputación hasta directores de periódicos, el entramado periodístico va creciendo en interés mientras el factor sorpresa desaparece desde el minuto uno. 

Una historia habitual en los premios más importantes de la academia, pero más orientada a ser una mera espectadora en cuanta a recogida de galardones en la palestra. El reconocidos grupo de actores encabezado por Michael Keaton es solvente rozando el sobresaliente, destacando a Mark Ruffalo y Rachel McAdams (nominados a actor y actriz de reparto) con un importante trabajo pero no a la altura de estatuilla, conducidos por un guión notable. Es un filme que muestra toda la crudeza de la pederastia eclesiástica sin tapujos, directo al grano y sin consentimientos. Es uno de sus puntos fuertes, al igual que las entrevistas a las víctimas y propios curas que han sido acusados, marcan un tono incriminatorio que es lo que hace absorber la atención del público, y que permanezca enganchado a esta terrible historia. Una puesta en escena muy sobria acompañada de un montaje excelente.




















Spotlight es una película de actores sobresalientes conducida por un notable guión y un montaje estupendo que bien le ha servido varias nominaciones a los Oscars, incluyendo el de mejor película. Con una trama poderosa narrada sin condescendencia hacia los acusados y de tono directo, marcado por un estilo periodístico absoluto, carente de sorpresas por el cariz de la propia historia tan reconocida por la sociedad. 

"Creo que a todos nos criaron como católicos, pero ahora... no mucho." Robby (Michael Keaton)


Valoración: [7/10]     
★★★★★★★





Paco Garrido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada