lunes, 20 de febrero de 2017

Crítica | MANCHESTER FRENTE AL MAR (Kenneth Lonergan, 2016)


Filme con seis nominaciones a los Oscars, embriagado de realismo con tintes de cotidianidad, drama muy cercano en el que es fácil empatizar con su cruda historia y sus nada estéticos pero muy convincentes personajes, escrito y dirigido por Kenneth Lonergan y pensado para que lo recorriera la cara de Matt Damon pero con el acierto absoluto de que sea Casey Affleck el que interprete ese complejo personaje de Lee Chandler.

Aunque el título nos haga pensar que nos adentraremos en la ciudad inglesa de Manchester, el contexto se representa en un barrio de Boston llamado así. Lo que sí vamos a encontrar es un drama lleno de tristeza amedrentando un camino de culpa y pérdida que puede empatizar rápidamente con el público, sobre todo con esa melancolía que invade al ser en ocasiones y hace adentrarse en el melodrama que entra por sus ojos en ciertos momentos puntuales.

Es una película en el que basa todo su potencial en el libreto y sus personajes, cosa que cumple con creces. Individuos que destilan desolación mediante una vida corriente, como la tuya o la mía, que puede pasar en cualquier parte del planeta. Ese Manchester frente al mar puede ser un drama global y ocurrir frente a nosotros mientras estamos ver pasar nuestra vida frente a ese vasto mar al que nada le importa, eso es lo que le hace potente de cara a la persistencia en nuestra memoria. Sólo el tiempo dirá dónde colocar esta obra tan personal de Lonergan, lo que no olvidaremos es esa cruz emocional que carga Casey Affleck en su interpretación que traspasa la pantalla.





     
   Valoración: [7/10]  
★★★★★★



Paco Garrido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada